Error de cálculo provoca multa a la izquierda que pone en riesgo el Pacto por México

La multa del Instituto Federal Electoral a los partidos que integraron el Movimiento Progresista por 129 millones de pesos pone en riesgo el Pacto por México, pues lo consideran un ataque de una institución servil a Los Pinos. Pero, además, pone en evidencia una nueva deficiencia de la ley electoral en México, los prorrateos.

Leonardo Valdés

En la campaña presidencial y en las impugnaciones al proceso electoral se documento el uso de tarjetas de Monex y Soriana que se usaron para “apoyos”, por no decir compra de votos. Su adquisición sí fue hecha con recursos de los partidos políticos, pero no fue suficiente como para rebasar los topes de financiamiento de la campaña presidencial.

La ley electoral faculta a los partidos políticos a usar el prorrateo, que implica poder separar los gastos que benefician a dos o tres campañas y cargarlos a las cuentas de manera discrecional. Por ejemplo, el gasto en espectaculares que incluyeron la promoción del candidato presidencial y algún candidato al Congreso puede dividirse para que no se cargue todo a una sola campaña.

En el caso del Movimiento Progresista, el prorrateo fue en algunos casos de hasta 60% a la campaña presidencial y 40% a las legislativas; mientras que en el caso de Compromiso por México la ponderación dada a la campaña presidencial fue de entre 1 y 3%, lo que hizo que el gasto en el Monexgate no impactara de manera considerable en los gastos de Peña Nieto y los mantuviera por debajo del límite.

Básicamente, es un error lo que tiene a la izquierda en riesgo de recibir una multa.

Aunque no se puede descartar que muy probablemente los partidos políticos no reportaron todos sus gastos, la discrecionalidad con la que la ley permite a los partidos elegir el porcentaje de prorrateo fue un factor clave que permitió al PRI y el PVEM no rebasar los topes de campaña.

Y como menciona Acción Nacional, es difícil creer que el candidato ganador y quien a todas luces tuvo mucha más publicidad que los demás candidatos, haya sido el que no rebasó los topes de campaña.

Lo más delicado de todo este tema de las multas es el riesgo en el que se pone el Pacto por México, que durante dos meses fue bandera de los partidos políticos y luna de miel del gobierno de Peña Nieto. Que el IFE no haya impuesto una multa a la coalición ganadora (con un voto decisivo de un consejero con conflicto de intereses) y que sí lo vaya a hacer con la oposición, es tomado como una afrenta y un ataque de una institución que se dice está al servicio del Ejecutivo.

Así están las cosas y así llega el gobierno de Peña Nieto a su primera situación tensa con la oposición. El debate sobre la ratificación de la multa se lleva a cabo en el IFE mientras escribo esto, mientras el PAN dice que irá hasta las últimas consecuencias para que haya una sanción contra PRI y PVEM por el Monexgate.

Sin duda hay cosas que cambiar en la legislación electoral para ampliar las causas de nulidad de la elección, no permitir que votos con conflicto de intereses definan casos y hacer más rigurosa la fiscalización. Lo triste es que seguramente no habrá voluntad política para hacerlo.

Imagen: Proceso

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: