Se mantiene compra de avión presidencial

Jueves 17 de enero de 2013 Redacción | El Universal04:10

politica@eluniversal.com.mx


GRÁFICO

Estados Unidos ordenó la cancelación temporal de los vuelos de las aeronaves Boeing 787, tras dos incidentes en Japón que involucraron las baterías de los llamados “Dreamliner” y obligaron a realizar aterrizajes de emergencia.

El gobierno de México tiene considerada la compra de una aeronave del mismo tipo para utilizarla como transporte presidencial y aseguró que pese a los incidentes registrados, por el momento se mantiene en firme la adquisión del Boeing 787.

“Antes que se aprueben nuevos vuelos, los operadores de aeronaves Boeing 787 registrados en EU deben demostrar a la FAA (Administración Federal de Aviación) que las baterías son seguras”, dijo la agencia.

Aunque los incidentes ocurrieron en aerolíneas extranjeras, en EU sólo la línea aérea United tiene seis aeronaves de los llamados “Dreamliner”, objeto del escrutinio regulatorio.

La aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) indicó este miércoles que un vuelo interno tuvo que aterrizar de emergencia luego de que el aparato Boeing 787 mostró mensajes en la cabina advirtiendo sobre problemas en la batería y se registrara olor a quemado.

Tras una inspección del avión, se encontraron derrames de los químicos de la batería y marcas de quemaduras a su alrededor. ANA opera una flotilla con 17 aviones Boeing 787. Un incidente similar fue reportado por Japan Airlines, que opera siete Dreamliners.

Al cierre de Wall Street las acciones de Boeing cayeron 3.38%, cuando se conoció la decisión de la FAA. En las operaciones electrónicas posteriores el gigante aeronáutico perdió cerca de 2% adicional.

En julio pasado el gobierno mexicano determinó la adquisición de la nueva aeronave para el transporte del presidente con un costo cercano a los 750 millones de dólares (aproximadamente 9 mil 750 millones de pesos). La inversión incluirá la adaptación del avión y un complejo sistema de seguridad, confirmaron fuentes cercanas a la operación.

Funcionarios mexicanos dijeron entonces que la decisión de comprar el Boeing 787 se tomó después de una amplia reflexión acerca de la seguridad, tecnología y comodidad que ofrece la aeronave.

Advirtieron que la adquisición “no se trata solamente de un asunto de comodidad, sino de seguridad, porque este avión será una fortaleza aérea, un ‘búnker’ para el presidente”.

Ayer la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que es la dependencia que solicitó y obtuvo el presupuesto para comprar el avión presidencial, aseguró que se mantiene la adquisición del Boeing 787.

Al respecto la dependencia señaló que se tiene un contrato firmado de la compra del avión, por lo que la cancelación del mismo implicaría responsabilidades legales para ambas partes, por lo que continúa vigente la operación, aunque sin fecha precisa para la entrega de la aeronave.

Tras conocerse la medida preventiva del gobierno de Estados Unidos y de Japón de llamar a tierra a los Boeing 787, la Sedena comentó que es recurrente que en la aviación se realicen ese tipo de revisiones.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: