Urgen a EU a valorar reforma energética

Miércoles 02 de enero de 2013 J. Jaime Hernández / Corresponsal | El Universal04:00

politica@eluniversal.com.mx

WASHINGTON.— Cuando el equipo del recién electo presidente de México, Enrique Peña Nieto, confirmó en Estados Unidos su intención de arrancar 2013 con la propuesta de una reforma energética, el senador Richard Lugar, el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores, ordenó la inmediata confección de un reporte para valorar los alcances de una reforma que podría impactar la seguridad energética de Estados Unidos en el corto y en el largo plazos.

Tras casi tres meses de intensas consultas hacia ambos lados de la frontera, el comité senatorial ha esbozado una serie de recomendaciones para que la ventana de oportunidad que traerá consigo este proyecto de reforma energética en México no sea desaprovechado por Washington, y para que éste pueda ser armonizado con los objetivos del Acuerdo sobre Yacimientos Transfronterizos, suscrito por ambos países en febrero de 2012.

Entre estas recomendaciones, el comité que encabeza Lugar pide “no desaprovechar la oportunidad” de apoyar a México en un asunto de evidente valor estratégico y de “un gran interés bilateral”.

Considera que “la reforma energética en México” y las posibilidades de que ésta sea una realidad en 2013 “determinará hasta qué punto esta nación podrá ser parte de la seguridad energética de Estados Unidos y de Norteamérica”.

Puntualiza, además, que “sin reforma energética los recursos petroleros de México no podrán desarrollarse para traducirse en una mejor calidad de vida para los mexicanos”.

“Hablando con toda franqueza, sabemos que podemos confiar en México como socio comercial; lo que no sabemos es la cantidad, ni la calidad de petróleo que será capaz de exportar en los próximos años”, considera el legislador Lugar.

El veterano senador por Indiana, quien se retirará en enero próximo tras una tumultuosa carrera de 35 años, hizo así alusión al desplazamiento de México como segunda fuente de suministro energético a Estados Unidos, tras un declive de su producción petrolera, y a las dificultades de Pemex para acceder a yacimientos en aguas profundas.

Petróleos Mexicanos ha sido desplazado por el gigante petrolero de Arabia Saudita como segundo suministrador de Estados Unidos tras la caída de su producción de 3.4 millones de barriles, a los 2.5 millones por día en la actualidad.

Precisamente, con el fin de reducir la dependencia del petróleo de Oriente Medio, en su carta de recomendación Lugar urge al Congreso y a la administración del presidente Barack Obama ratificar el acuerdo suscrito con México en febrero de 2012 e instruir al Departamento de Estado para la inmediata incorporación del petróleo y el gas natural en la agenda bilateral, con la participación activa de Carlos Pascual, ex embajador en México y actual coordinador de Asuntos Energéticos del Departamento de Estado.

“Clave” para producción

Entre la batería de recomendaciones, los autores del reporte eluden pronunciarse o especular sobre los alcances y la naturaleza de las reformas en México —ya sean estas de carácter constitucional o privatizadoras—, que el gobierno mexicano tendrá que acometer en Pemex ante el grado de “impredecibilidad legislativo” en ese país.

Establecen, eso sí, que “la clave” para que el horizonte de producción petrolera en México sea significativo y, sobre todo, para alentar el deseo de las compañías internacionales a invertir su capital y a compartir tecnología y conocimientos con México (significativamente en la explotación de yacimientos de petróleo y gas en aguas profundas) será la capacidad del gobierno de Enrique Peña Nieto y de las fuerzas políticas del país para conciliar y salvaguardar los intereses de la nación con sus necesidades energéticas y financieras a futuro.

“El gobierno de México tendría que ser sensible o facilitar un ambiente de inversión extranjera para resolver asuntos que Pemex no puede [en el corto plazo] dada su situación actual de endeudamiento”, consideró una fuente del comité senatorial estadounidense.

Los autores del estudio también reconocen el complicado ambiente doméstico que enfrenta el recién entronizado gobierno del Revolucionario Institucional (PRI), particularmente frente a las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“Algunos interlocutores han señalado que el partido de la izquierda, PRD, podría tratar de socavar la reforma energética mediante la puesta en escena de marchas callejeras”, se advierte en el reporte.

En el informe no se hace ninguna mención específica al espinoso asunto del sindicato petrolero, que se ha convertido en una pesada losa sobre la competitividad y las finanzas de Petróleos Mexicanos.

Precisamente, frente a las reservas que han presentado algunos miembros de la izquierda mexicana, que consideran el Acuerdo sobre yacimientos transfronterizos como un documento “muy ambiguo”, que además deja “sin protección el interés nacional” de México frente a empresas que ya operan del lado estadounidense y que supuestamente no estarían obligadas a cumplir los términos del acuerdo, los responsables del informe recordaron que, precisamente, el proceso de ratificación legislativo en Estados Unidos se encargaría de fijar el “lenguaje de implementación” para aclarar y evitar este tipo de suspicacias o sospechas hacia ambos lados de la frontera.

Al igual que en México, los términos del acuerdo siguen sin estar claros para ciertos sectores en Estados Unidos, por ejemplo, el relacionado con el tema medioambiental.

“Comenzaría el juego legislativo de cómo se hace la salchicha”, aseguró una fuente del comité senatorial en alusión al proceso de consultas que se abrirían para la confección de, posiblemente, varios cambios, enmiendas legislativas y/o resoluciones.

“Cualquier duda en cuanto al lenguaje de implementación del acuerdo con México se resuelve precisamente mediante este proceso legislativo de ratificación”, añadió la fuente en alusión a una práctica en la que tendría que jugar un papel clave el gobierno mexicano, a través de su representación en Washington.

Esta sería una de las primeras y más complicadas misiones del nuevo embajador de México en EU, Eduardo Medina Mora, una vez que haya sido confirmado en el cargo.

Piden transparencia en paraestatal

Entre las recomendaciones que incorpora el reporte está la de dotar de mayor transparencia la gestión de Pemex y sus posibles alianzas con compañías internacionales, para que la riqueza derivada del petróleo quede realmente en manos de los mexicanos y para generar un ambiente de confianza a sus potenciales socios internacionales en operaciones conjuntas de exploración o explotación de recursos en aguas profundas del Golfo de México.

A manera de sugerencia, se menciona la posibilidad de que México se adhiera de forma voluntaria a la Iniciativa de Transparencia de Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés) de la que ya forman parte países como Nigeria, Noruega o Azerbayán.

También se propone reforzar la seguridad del sistema de oleoductos para evitar el robo o la ordeña que sufre actualmente la paraestatal. Para tal efecto se sugiere que la administración Obama instruya al Departamento de Estado para que funcione a manera de interlocutor entre Pemex y el Departamento de Energía o con contratistas o compañías internacionales con experiencia en seguridad de oleoductos.

“Hay muchas compañías que tienen experiencia en seguridad en los oleoductos de Nigeria o de Colombia. Y esto le puede servir mucho a los mexicanos”, comentó la fuente senatorial consultada.

“Nosotros estamos muy conscientes de que los mexicanos quieren beneficiarse del capital, de las ganancias de su petróleo. Sabemos que es muy importante”, comentó uno de los responsables del reporte.

“Pero hay que decir también que hoy en día hay modelos que mantienen la soberanía del petróleo y que permiten al mismo tiempo que el país productor pueda beneficiarse de manera eficaz y transparente.

“Eso es lo que está pasando en Brasil, en Noruega o en Colombia . Todos mantienen la soberanía de su petróleo y conservan un gran papel rector en sus compañías. Pero, al mismo tiempo, no se dejan limitar por nociones antiguas de lo que tiene que ser hoy una compañía petrolera internacional”, concluye.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: