Brasil-FIFA, una relación de desamor con muchos intereses de por medio

En la larga ruta hacia el Mundial-2014, Brasil y la FIFA han tenido que ceder más de lo que querían, incluso perdonarse el maltrato, para sobrellevar su relación y alistar una Copa que esperan sea tan vistosa como lucrativa.

“Ya no tratamos de pelearnos porque no sirve para nada. A diferencia de una pareja, la FIFA y el COL (Comité Organizador Local) no pueden divorciarse”, aseguró el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, a principios de diciembre en Rio de Janeiro.

Valcke desató la peor crisis de esta relación, cuando en marzo afirmó que Brasil necesitaba “una patada en el culo” para acelerar los preparativos. Después de ser llamado “sinvergüenza” y “boquirroto” por el gobierno, que incluso lo vetó como interlocutor, debió pedir perdón antes de que el diálogo volviera a su cauce.

A 18 meses de iniciarse el Mundial, Brasil parece haber apaciguado el nerviosismo de la FIFA.

Hoy, las obras de los 12 estadios están encaminadas y las dudas de la FIFA se concentran casi exclusivamente en el transporte dentro y entre las diferentes sedes, y el alojamiento de los miles de turistas que son esperados.

“Los aeropuertos más importantes están siendo ampliados y, si es necesario, vamos a trabajar con terminales temporales”, declaró a la AFP Luis Fernandes, representante del gobierno en el COL.

“Nuestra planificación garantiza la realización de los eventos, atendiendo todas las exigencias, todos los encargos firmados con la FIFA”, señaló el responsable.

El test será la Copa Confederaciones 2013, un torneo de ensayo que reunirá a ocho selecciones entre el 15 y el 30 de junio en seis de las 12 sedes del Mundial, y cuyo sorteo se realizó el 1 de diciembre en Sao Paulo.

“A los brasileños ya no les llamamos la atención”, dijo el jefe de la FIFA, Joseph Blatter, en una entrevista con la AFP el 31 de agosto en Zúrich.

Además de apretar el paso con las obras, Brasil aprobó a mediados de año la legislación que garantiza la venta de cerveza en los estadios durante el torneo. La cervecera Budweiser es uno de los principales patrocinadores de la FIFA.

Una norma previa a la elección de Brasil como sede del Mundial impedía el expendio de alcohol en los estadios. La FIFA ejerció una fuerte presión sobre el gobierno para suspender la ley, a lo cual era reacia la poderosa bancada evangélica en el Congreso.

El 6 de junio la presidenta Dilma Rousseff sancionó la Ley General de la Copa, pero no como la FIFA esperaba, pues no liberó expresamente la venta de cerveza en los estadios.

Así, la FIFA, a regañadientes, se vio forzada a hablar con aquellos estados que cuentan con legislaciones contrarias a su exigencia. Siete de las sedes tienen ese tipo de leyes. La negociación está en marcha.

“La FIFA está preocupada en hacer la Copa del Mundo, punto (…) Ese es su negocio, su razón de ser y única preocupación. La agenda del país, en la Copa, no es necesariamente la agenda de la FIFA”, señaló a la AFP Pedro Trengrouse, consultor de Naciones Unidas para el Mundial-2014.

El experto ilustra lo que pareció ser el tramo más duro del aprendizaje de Brasil con relación a la FIFA: el fútbol es un negocio con muchos intereses de por medio, y su éxito se mide en goles y lucros obtenidos.

“Y para la FIFA la Copa de Brasil ya es un éxito. Ya logró más ingresos que en el Mundial de Sudáfrica 2010”, agregó. En 2011, la FIFA recaudó unos 1.000 millones de dólares y la perspectiva es que consiga unos 4.000 millones hasta 2014, afirmó Trengrouse.

De su lado, Brasil tendrá que invertir unos 27.300 millones de reales (unos 13.650 millones de dólares), según el Tribunal de Cuentas de la Unión, una cifra tan grande como la expectativa que despierta el Mundial en la casa de los pentacampeones mundiales.

“La FIFA es una entidad privada, que tiene sus compromisos e intereses”, el gobierno tiene los suyos y “estamos trabajando para garantizar que el objetivo común, de organizar bien la Copa y recibir a los visitantes del mundo, sea alcanzado con éxito”, dijo Fernandes.

En la larga ruta hacia el Mundial-2014, Brasil y la FIFA han tenido que ceder más de lo que querían, incluso perdonarse el maltrato, para sobrellevar su relación y alistar una Copa que esperan sea tan vistosa como lucrativa.

En la larga ruta hacia el Mundial-2014, Brasil y la FIFA han tenido que ceder más de lo que querían, incluso perdonarse el maltrato, para sobrellevar su relación y alistar una Copa que esperan sea tan vistosa como lucrativa.

En la larga ruta hacia el Mundial-2014, Brasil y la FIFA han tenido que ceder más de lo que querían, incluso perdonarse el maltrato, para sobrellevar su relación y alistar una Copa que esperan sea tan vistosa como lucrativa.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: