UNAM analiza técnicas para tratar aguas contaminadas

José Luz González estudia la biosorción desde 1997 y ha colaborado con las universidades Complutense de Madrid y Autónoma del Estado de México, y hoy día con el Instituto Tecnológico de Toluca. Foto: Cortesía UNAM

José Luz González estudia la biosorción desde 1997 y ha colaborado con las universidades Complutense de Madrid y Autónoma del Estado de México, y hoy día con el Instituto Tecnológico de Toluca.
Foto: Cortesía UNAM

Investigador de la UNAM trabaja en un proyecto con sorbentes capaces de captar contaminantes del agua. Entre los elementos que estudia se encuentra el quitosano, material biosorbente prentente en estado natural en las paredes celulares de algunos hongos en los exoesqueletos de los crustáceos

México.- Investigadores de la Facultad de Química de la UNAM, encabezados por José Luz González Chávez, integrante del Departamento de Química Analítica, trabajan en el uso del quitosano como sorbente para limpiar volúmenes de agua y efluentes industriales.

En un comunicado, el investigador dijo que los sorbentes -entre los que se incluyen polímeros entrecruzados, como hidrogeles y criogeles-, son elementos con capacidad para captar contaminantes.

Con base en ellos se desarrollan técnicas en esta entidad, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Toluca, para tratar distintos elementos presentes en el agua.

Señaló que el quitosano es un polisacárido presente en estado natural en las paredes celulares de algunos hongos y en los exoesqueletos de los crustáceos.

Este elemento se ha convertido en un material ampliamente estudiado como biosorbente, por presentar características como ser biodegradable, no tóxico, además de ser el segundo polímero natural más abundante, después de la celulosa.

Destacó que uno de los nuevos procesos utilizados para eliminar metales es la biosorción, donde materiales poliméricos de origen natural son usados como adsorbentes para la remoción de algunos iones metálicos en agua y efluentes industriales.

Es el caso del quitosano, precisó,puede obtenerse de manera económica pues se asienta en el exoesqueleto o esqueleto externo contiguo que recubre toda la superficie de animales como arácnidos, insectos, crustáceos, miriápodos y otros grupos relacionados, donde cumple una función protectora y de respiración.

Es biodegradable y fácil de moldear, similar en fuerza y dureza a una aleación de aluminio, pero con la mitad de peso. De este modo, adelantó el universitario, podría ofrecer amplias ventajas como biosorbente.

González estudia la biosorción desde 1997 y ha colaborado con las universidades Complutense de Madrid y Autónoma del Estado de México, y hoy día con el Instituto Tecnológico de Toluca.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a TÚ REPORTERO y lo publicamos.

Sigue a Terra Noticias en tu móvil m.terra.com.mx

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias tablet.terra.com.mx

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: